Una entrevista con Niklas Luhmann: política, nazismo y relaciones amorosas

De manera recurrente la obra de Niklas Luhmann es acusada de ser políticamente conservadora, como una forma de evitar abordar seriamente su análisis y desarrollar una crítica científica. En la actualidad no son pocos que reducen el desarrollo de la teoría de sistemas sociales autopoiéticos a la perspectiva política de su autor. En esta siguiente entrevista inédita en español, realizada el 2 de enero de 1993 [1] en Corriere della Sera, el sociólogo alemán responde a temas controvertidos como la situación de los partidos conservadores en Alemania, el nazismo y antisemitismo y cómo interpretar sistémicamente las nuevas formas de relaciones amorosas. Aprovechamos de agradecer al Professor Michael King su gentileza al facilitarnos su traducción al inglés del siguiente trabajo.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Riesgo italiano para Alemania.

Provocaciones – Niklas Luhmann, el gurú alemán de la sociología, explica su última tesis –que va en un sentido muy diferente a las creencias actuales-: “la violencia del neonazismo no debe ser subestimada, pero el peligro real es el avance de los Republicanos”.

niklas_luhmannDiez años atrás hubo un escándalo sobre un libro que sostenía que “el amor no es un sentimiento, sino un código de comunicación, una obra representada en público” [2]. Más recientemente, la afirmación “el riesgo real para la sociedad moderna no viene desde el entorno sino desde la economía” desató la ira del Partido Verde. Hoy el autor de estas afirmaciones señala que los skinheads y la xenofobia existentes a lo largo de Europa son más que nada ‘una forma de expresión’ de la rebeldía juvenil y que, por el momento, no representan un real problema político.

A los sesenta y cinco años, Niklas Luhmann, el gurú de la Universidad de Bielefeld y uno de los sociólogos alemanes contemporáneos más importantes, no ha perdido su gusto por la provocación. Mientras que en la Italia de los años setenta la izquierda revolucionaria lo cortejaba, en la actualidad nuestros filósofos lo definen como el ‘teórico de la decisión’ y un defensor de la ‘sociedad autoritaria’. En Alemania se le considera un anti-habermasiano, el sucesor de la sociología funcionalista de Talcott Parsons o como aquel que en los sesenta se posicionó como un rayo intelectual contra la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt –una democracia bloqueada- que le hizo abandonar su carrera en la administración pública.

Pero Luhmann rechaza todas estas etiquetas; ‘leyendas’, las llama él. De hecho, no puede ser clasificado fácilmente en los marcos preexistentes. Su sociología tiene más bien el aire de un observador distanciado del mundo. Por otra parte, su apariencia no tiene nada de carismática. Vestido de gris, con ojos que nos observan y comunican, a través de lentes apoyados en un marco transparente, con una lucidez inseparable de destellos de ironía, acerca de su visión de una sociedad fragmentada, donde la economía no está vinculada a la política, el derecho está separado de la ciencia [3] y en donde la complejidad se insinúa en los pliegues de las relaciones más íntimas.

– Profesor, por lo tanto para Ud. los skinheads y la xenofobia no son un peligro real.

– Creo que la razón real para ciertas conductas es sobre todo el deseo de sorprender al mundo que los rodea. Las cosas han cambiado mucho desde los sesenta y setenta. El pelo largo, el rock y la liberación sexual, hoy dejan a todos bastante indiferentes. No, nada hay aquí que pudiese ser realmente contrario al pensamiento contemporáneo, además de actitudes racistas que perturban al establishment político y los sentimientos colectivos de la gente. Dios no lo quiera, no quiero minimizar los riesgos de un fenómeno que podría magnificarse. Si hoy en Alemania se conversa con un taxista, él te dirá “lo que estos neonazis hacen no es demasiado agradable, pero puedo entender por qué lo hacen, pues la presencia de tantos extranjeros amenaza el bienestar de los alemanes”. Sin embargo, ese no es el punto. ¿Y cuál es el punto? El peligro verdadero es que, si los Republicanos [4], quienes son realmente el partido xenófobo de la derecha, crecen en el Parlamento, entonces el SPD [5] y la CDU [6]se verían tentados a formar una coalición de gobierno. Por lo tanto finalizaríamos teniendo también en Alemania una especie de democracia bloqueada, similar a la que Uds. han tenido en Italia: un sistema político sin oposición que ataría a los partidos políticos tradicionales con efectos desestabilizadores de largo aliento.

Reparaciones de guerra

Pero, ¿no era así en la década del veinte? ¿No se supone que el fascismo y el nazismo emergieron de movimientos que inicialmente parecían insignificantes?

NAZISMO– En la década del veinte existió un movimiento populista genuinamente de derecha que se desarrolló gracias al tema de las reparaciones de guerra no resueltas. Hoy las situaciones económica y política son muy diferentes. Es verdad que tenemos el problema de la reunificación que, sin embargo, es mucho menos importante comparado con aquel de la reparación. Por tanto la democracia alemana es fuerte y estable. Tenemos una constitución con múltiples garantías [7]. Creo que es igual en Italia. Por contraste, es diferente en el caso de Japón. Allí militarismo y nacionalismo son todavía tendencias prevalecientes en la sociedad –tendencias que podrían dar lugar a un resurgimiento.

Luhmann reconoce, sin embargo, que en Alemania ha existido un rebrote del antisemitismo.

– Incluso el antisemitismo, en mi opinión, pertenece a la esfera de manifestaciones superficiales. Verá, en Alemania la brecha generacional es mucho más pronunciada que en Italia. En todas las preguntas los jóvenes están contra sus padres. No creo que aquellos que hoy a los veinte años se declaran como antisemitas continúen haciéndolo en treinta años, habiendo encontrado un trabajo y formado una familia. Pero la forma en que este problema se aborda en los medios de comunicación es muy importante. Exagerarlo es, en cierto sentido, el equivalente de crearlo. Debemos ser muy cuidadosos cuando hablamos de los judíos, porque quizá si hacemos del ser antisemita un tabú, terminaremos promoviendo el mismo antisemitismo que deseamos combatir.

Hace tres años la caída del Muro de Berlín creó grandes esperanzas en Occidente. Hoy en día el panorama de las democracias occidentales parece ser menos optimista. ¿En qué punto nos encontramos realmente?

– Hoy sabemos que el socialismo es un error que debe ser evitado. Pero haber evitado un error no significa que seamos inmunes a cometer otros. El problema que los liderazgos políticos deben enfrentar en países industriales es aquel que defino como diferenciación de la sociedad. En el sentido de que la creciente complejidad de las esferas económica, política, jurídica y científica conlleva un incremento geométrico en las cosas que no podemos saber, produciendo de este modo más incertidumbre que certidumbre en cada aspecto de la vida. Incluso en las relaciones más íntimas, como el amor.

– Sí, Ud. ha escrito un libro sobre “el amor como pasión”. ¿Qué ha cambiado en el amor comparado con la situación hace diez o veinte años atrás?

– Mucho. Ya no existen objetivos familiares comunes, además de que cada familia tiene que sostenerse por sí misma. Prácticamente todo es posible, especialmente entre las generaciones más jóvenes. El resultado es que la relación entre amor y familia, amor y relaciones duraderas se ha vuelto casi imposible. [8] ¿Quiere un ejemplo? En mi universidad hicimos una encuesta entre los estudiantes acerca de parejas que abiertamente tuviesen relaciones con terceros. Para la mayoría no hay problema si la pareja tiene un affair, mientras tenga cuidado de no contraer SIDA. Todo esto puede ser sensible pero difícilmente romántico: ni siquiera pretender ser una teoría de las parejas abiertas.
—————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Traducción de Julio Labraña basado en la traducción del italiano al inglés del Professor Michael King, a quien agradecemos su autorización para utilizar su traducción. De la misma forma, agradezco a Felipe Pérez-Solari y Mauricio Casanova por sus importantes recomendaciones. Cualquier error u omisión es responsabilidad exclusiva del autor.

Notas del Traductor:

[1] Recordemos que Niklas Luhmann fallece el 6 de noviembre de 1998. A la fecha de la entrevista Luhmann ya había desarrollado sus principales trabajos, incluyendo “Soziale Systeme” (1984) y algunas monografías como “Die Wirtschaft der Gesellschaft” (1988), “Die Wissenschaft der Gesellschaft” (1990) y “Das Recht der Gesellschaft” (1993), entre otras.

[2] El entrevistador se refiere a “Liebe als Passion: Zur Codierung von Intimität” (1982), disponible en español como “El amor como pasión: hacia una codificación de la intimidad” (1985). Recomendamos también leer las reseñas introductorias sobre el análisis luhmanniano del amor realizadas por Arnold (1984) y Morgner (2014).

[3] Sobre la diferenciación funcional pueden ver la siguiente entrada.

[4] Se refiere a Los Republicanos, partido conservador alemán de derecha que exalta la cultura y tradición alemana. Se puede ver más aquí.

[5] Sozialdemokratische Partei Deutschlands. En español: Partido Socialdemócrata de Alemania.

[6] Christlich-Demokratische Union Deutschlands. En español: Unión Demócrata Cristiana de Alemania.

[7] Tratamos el tema del derecho en la sociedad contemporánea en el siguiente enlace.

[8] Una de las conclusiones del análisis de Luhmann señala que la semántica del amor demanda la exclusividad. Ver “El amor como sistema de la interpenetración” en “El amor como pasión: hacia una codificación de la intimidad” (1985). Sobre la relación que postula Luhmann entre sexualidad, exclusividad y amor, ver “Love: a sketch” (2010), traducido al español como “El amor” (2009).

3 Comments on “Una entrevista con Niklas Luhmann: política, nazismo y relaciones amorosas

  1.  by  Pancho

    Muchas gracias por los artículos que suben. Quisiera pedirles su ayuda para aclarar una duda respecto a los conceptos de interpenetración y acoplamiento estructural. Tengo la impresión que en “Sistemas Sociales” Luhmann aún no define una diferencia entre ambos. Podrían por favor darme una referencia de lectura para aclarar las diferencias ? (además no he encontrado referencias en otros textos sobre la definición del primero descrita en el “Glosario” de Corsi y la de Izuzquiza refiere básicamente a la de “Sistemas sociales”). Desde ya muchas gracias.
    Saludos cordiales.

  2. Pingback: UNA ENTREVISTA CON NIKLAS LUHMANN: POLÍTICA, NAZISMO Y RELACIONES AMOROSAS « Sociología en la Red de la UNJFSC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *